Métodos Anticonceptivos

futbolistas femeninas mexicanas

En 1970 y 1971 se vivi√≥ una coyuntura excepcional en nuestro pa√≠s con respecto al futbol femenino, propiciada por la realizaci√≥n de los dos campeonatos mundiales en los que M√©xico particip√≥, siendo sede del segundo; en ambos el seleccionado nacional realiz√≥ un papel honroso y destacado. [¬†Links¬†], 21 V√©ase los art√≠culos de L√≥pez G., Gabriela, "Mujer y deporte: historia en una sola palabra", "El deporte en M√©xico", "Femineidad y la participaci√≥n atl√©tica", en Fem, a√Īo 14, N√ļm. Para Marta Lamas el g√©nero es "el conjunto de ideas sobre la diferencia sexual que atribuye caracter√≠sticas 'femeninas' y 'masculinas' a cada sexo, a sus actividades y conductas";12 en otras palabras, son discursos sociales que se construyen para orientar los comportamientos de hombres y de mujeres. [¬†Links¬†], 8 V√©ase los res√ļmenes de los temas tratados en cuatro Simposio de Futbol Femenino FIFA, llevados a cabo en Zurich 1992, Los √Āngeles 1999, Los √Āngeles 2003 y Shaghai 2007, disponibles en www.fifa.com. La prensa nacional nos permite observar la forma en que ciertos sectores de la sociedad expresaron, difundieron y produjeron una serie de imaginarios colectivos con respecto a las mujeres futbolistas en M√©xico en momentos claves para el balompi√© femenil en el plano internacional. La prensa se convirti√≥ en un campo para orientar la conducta social que nos permiti√≥ visualizar los ideales femeninos a trav√©s de los cuales el discurso hegem√≥nico buscaba moldear la conducta de las mujeres. Participaron alrededor de cuarenta estrellas del espect√°culo, entre las que destacaban Susana Alexander, Ang√©lica Mar√≠a, Lola Beltr√°n, Anel, Carmen Salinas, Chachita, Norma Lazareno, Virma Gonz√°lez, Leonorilda Ochoa, Ela Laboriel, Magda Guzm√°n, Eugenia Avenda√Īo, Delia Maga√Īa, July Furlong, Ofelia Guilmain, Alejandra Meyer, Irma Serrano, Mar√≠a Victoria, Irma Dorantes, Cristina Rubiales, Julieta Bracho.41 Si bien el hecho de que mujeres del mundo de las artes participaran en las pr√°cticas podr√≠a suponerse en dem√©rito para la aspiraci√≥n de profesionalizar el deporte femenino, no podemos dejar de considerar que aquellas figuras representaban lo m√°s connotado del espect√°culo mexicano y su presencia en el futbol, aunque fuera en car√°cter de aficionadas, adquir√≠a un significado simb√≥lico: por una parte, contribu√≠a a marcar el inicio de una era en el que la pr√°ctica de cualquier deporte no resultara excluyente para las mujeres; por la otra, constitu√≠a una afirmaci√≥n de la irrupci√≥n femenina en la esfera p√ļblica en √°mbitos reservados al dominio masculino. Save my name, email, and website in this browser for the next time I comment. Tercero, la falta de programas pol√≠ticos de largo aliento y de aut√©ntico compromiso con las pr√°cticas deportivas en M√©xico. Une vision depuis la caricature de la presse. En este contexto, el futbol, por el despliegue de fuerza y contacto corporal, ha sido considerado una actividad viril y un espacio de construcci√≥n de la propia masculinidad. ), El g√©nero, la construcci√≥n cultural de la diferencia sexual, M√©xico, Porr√ļa-UNAM, 1996, pp. [¬†Links¬†] Cfr. Actualizado: 10-05-2017 13:01 horas. Ello fortalec√≠a la idea de que la mujer deb√≠a ser madre antes que jugadora o, bien, que mezclar ambas actividades era incompatible en tanto que el deporte orillaba a las mujeres a desocuparse ¬Ėy desentenderse¬Ė de la crianza de los hijos, actividad considerada esencial de su sexo. Testimonio de Andrea Rodebauhgh, en Osorio, Teresa y Moreno, Hortensia, "Me hubiera encantado vivir del futbol", en Debate Feminista: "Cuerpo a cuerpo", Vol. [¬†Links¬†], 15 V√©ase en particular la introducci√≥n y la conclusi√≥n de Mu√Īiz, Elsa, Cuerpo, representaci√≥n y poder. No obstante la desaprobaci√≥n social generalizada ¬Ėtanto de hombres como de las propias mujeres¬Ė la negativa de la mayor√≠a de los gobiernos de apoyar la pr√°ctica y desarrollo del futbol femenino, y, otra vez, sin el reconocimiento oficial de la FIFA, se realiz√≥ en M√©xico el Segundo Campeonato Mundial de Futbol Femenil en 1971, en el que las mexicanas obtuvieron el segundo lugar frente a las campeonas danesas. 32 Foucault, Michel, Los anormales, M√©xico, FCE, 2001, ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†[¬†Links¬†] clases 22 y 29 de enero de 1975. Michel, Alfredo, EUA y los deportes: una historia paralela, M√©xico, Instituto Mora, Fideicomiso para la cultura en M√©xico/USA, 1994, p.57. Pero ahora con una liga profesional que permite a las futbolistas mexicanas tener una disciplina y competencia que desarrolla sus capacidades, el presente nos ha dado muestras de lo que puede ser el futuro: un M√©xico por encima de Canad√° y acerc√°ndose a Estados Unidos. Pero los imperativos de g√©nero tuvieron mayor fuerza, lo que explica el porqu√© aquella pasi√≥n visible al inicio de los setenta por el futbol femenil en M√©xico tendr√≠a muy corto aliento. 1970 fue un a√Īo particularmente significativo para el futbol femenil nacional e internacional. Si bien ha habido cambios que es importante reconocer, tambi√©n es necesario decir que pareciera que poco se aprendi√≥ de la energ√≠a desplegada por aquel grupo de mujeres que en los a√Īos setenta se aventuraron por las canchas para hacer suyo el futbol. Durante los a√Īos 1970 y 1971 la prensa jug√≥ un papel fundamental en la difusi√≥n, promoci√≥n y desarroll√≥ del futbol femenil. A finales de los a√Īos cincuenta circul√≥ en M√©xico una colecci√≥n de peque√Īos manuales nombrada "El ayudante pr√°ctico", en la cual se dedicaron alrededor de cuarenta t√≠tulos a explicar las reglas de diversos deportes, tales como futbol, box, b√°squetbol, nataci√≥n, golf, entre otros m√°s; y se destin√≥ uno en particular al ejercicio femenino que ten√≠a por objetivo mostrar a las mujeres c√≥mo hacer funcionar "determinados m√ļsculos [... y] satisfacer una arraigada y l√≥gica aspiraci√≥n de toda mujer: la esbeltez y armon√≠a de sus l√≠neas", todo ello con la finalidad de "dar agilidad, soltura y forma gr√°cil a brazos, muslos y pantorrillas [...y] a la obtenci√≥n de una cintura fina, reducci√≥n de las caderas, fortalecimiento de los m√ļsculos pectorales con los siguientes beneficios para la firmeza del busto, correcci√≥n de la l√≠nea de la espalda y cuello".27 Tambi√©n circul√≥ un texto del poeta espa√Īol Crist√≥bal de Castro donde afirmaba que "los deportes modernos han conquistado a la mujer y sus fastos mejores son la gallarda silueta de una rubia jugando al Bridge o el gesto, l√°nguido y ocioso, de una morena que mira desde una butaca de mimbre el volar azorado de los pichones en el Tiro".28 Nada m√°s alejado de las mujeres futbolistas, rudas y masculinas, algo andr√≥ginas, plasmadas tres d√©cadas antes por el pintor mexicano √Āngel Z√°rraga.29. Colgados por el F√ļtbol da un giro de 360¬ļ y se centra hoy en el f√ļtbol femenino y en sus mejores futbolistas. 76 Durante la 1¬™ Copa FIFA, en 1991, Exc√©lsior s√≥lo le dedic√≥ cuatro notas simples s√≠ntesis informativas (los d√≠as 17,18,19 y 22 de noviembre); en tanto, El D√≠a ¬Ėque para entonces hab√≠a modificado su pol√≠tica editorial con respecto a los deportes, al restarle importancia y reducir a una p√°gina la secci√≥n¬Ė, ni siquiera mencion√≥ el suceso. La inercia de esa lucha, conocida como sufragismo o primera ola del feminismo,18 fue minando otros √°mbitos sociales como el laboral, el legal y el educativo. 63 Sobre el tema, Exc√©lsior, 17 de agosto de 1971: "Valor mexicano"; 19 de agosto de 1971: "Damas y machotes"; 23 de agosto de 1971: "Ecos...", recuadro segundo: "Les tenemos regalitos..." El D√≠a, 2 de septiembre de 1971: "La utilidad del..."; 5 de septiembre de 1971, Rueda en el deporte: "No cabe duda". 11 Entendemos que la variedad regional requerir√≠a un estudio m√°s amplio y complejo que permitiera entender las particularidades de cada proceso. A partir de las √ļltimas tres d√©cadas del siglo XX en diversas naciones el n√ļmero de mujeres jugando futbol y buscando hacer de este √°mbito un lugar de desarrollo profesional7 fue aumentado de forma progresiva; estos esfuerzos, sumados a los intereses del negocio del deporte, hicieron que la FIFA se preocupara por desarrollar y promover esta pr√°ctica.8, En este orden de reflexiones, en el presente art√≠culo estudiamos dos momentos claves, por su relevancia y significado, para el desarrollo del futbol femenino en M√©xico: 1970 y 1971 a√Īos en que se realizaron, al margen de la FIFA, los primeros campeonatos internacionales de futbol femenil, con sede en Italia y M√©xico, respectivamente. Por su parte, Joan W. Scott afirma que todo discurso se edifica y se dirige a los sujetos, en primera instancia, a partir de una distinci√≥n b√°sica anat√≥mica, la sexual. A look from the press cartoon, Mexico 1970-1971, Transgressions f√©menines: football. La oleada de entusiasmo generada por la incipiente participaci√≥n de las mujeres en el "varonil" deporte se top√≥ con la reacci√≥n desfavorable de algunos pa√≠ses que patentizaron su desagrado por esa pr√°ctica. La Primera Divisi√≥n Femenil de M√©xico se fund√≥ el 5 de diciembre de 2016 como una iniciativa de la Federaci√≥n Mexicana de F√ļtbol con el objetivo de fortalecer el futbol femenino. Hoy es el D√≠a Internacional de la Mujer y por ello aqu√≠ te presento las 7 mujeres mexicanas m√°s destacadas en el deporte.. 1. Como hemos venido analizando, fue en los temas de √≠ndole sexual y de roles de g√©nero en los que los caricaturistas pusieron especialmente el acento. As√≠, se reforzaba la creencia de su debilidad f√≠sica y mental, al igual que su incapacidad para realizar cualquier otra cosa que no fuera procrear.17 Los varones representaban la fortaleza, rudeza, voluntad, capacidad de acci√≥n, mientras que las mujeres la belleza, sensualidad, dulzura, maternidad, amor, docilidad, pasividad, fragilidad. Estos ideales, as√≠ como la definici√≥n de los espacios y las opciones socialmente aceptados para la participaci√≥n de las mujeres fueron promovidos por ciertos grupos, como la elite gobernante y una parte de la prensa, entre otros; en este sentido, la caricatura expres√≥ muy claramente la idea de que las canchas no eran el lugar adecuado para las mujeres, porque contraven√≠an las aspiraciones de belleza, feminidad y maternidad. Tal situaci√≥n es consecuencia, con certeza, del poco apoyo y de la falta de profesionalizaci√≥n del futbol femenil, pero tambi√©n de una latente desaprobaci√≥n social a que el sexo femenino se desenvolviera plenamente en este √°mbito. La caricatura constituye el espacio en el que las posiciones de g√©nero se traslucen de manera m√°s clara y evidente. Esto significa de manera indirecta, un triunfo completo para la Liga MX Femenil que est√° a ‚Ķ M√©xico, Vol.12: "Feminismo: movimiento y pensamiento", octubre 1995. [¬†Links¬†]. En M√©xico, al igual que en el mundo occidental, las actitudes de cada sexo se han fundado en relaciones de oposici√≥n: las mujeres no deben realizar actividades establecidas como propias de los varones, ni viceversa. En este contexto ¬Ėy ante la a√ļn incipiente expansi√≥n de la televisi√≥n¬Ė, los peri√≥dicos se afirmaban, a su vez, como un poderoso aparato que difund√≠a discursos de g√©nero, no s√≥lo a trav√©s de im√°genes publicitarias o art√≠culos de opini√≥n espec√≠ficos que plasmaban expresamente roles femeninos y masculinos, sino tambi√©n al reforzar estos estereotipos constantemente a trav√©s de notas, reportajes, comentarios diversos o im√°genes ¬Ėcaricaturas, ilustraciones, fotograf√≠as¬Ė. [¬†Links¬†]. 36., octubre 2007, pp.24-25. Cuando no se trata de una simple nota informativa, en los art√≠culos del Exc√©lsior domina una actitud de condescendencia, minimizaci√≥n y hasta un velado desprecio por la actividad del futbol femenil.45 As√≠, por ejemplo, al ser entrevistada la capitana del equipo ingl√©s, la futbolista Carol Wilson, en 1971, las preguntas del entrevistador (Jos√© Barrenechea) fueron: "¬ŅNo tiene problemas con su novio por ser usted futbolista?" ; Martha Santill√°n, "El discurso tradicionalista sobre la maternidad: Exc√©lsior y las madres prol√≠ficas durante el avilacamachismo", en Secuencia, mayo-agosto 2010, M√©xico, Instituto Dr. Jos√© Mar√≠a Luis Mora. 7 deportistas mexicanas destacadas; ¬°Feliz d√≠a! Las maneras en que las mujeres experimentan el futbol se encuentran condicionadas por la idea de lo femenino imperante en cada cultura espec√≠fica. Desde esta doble perspectiva se signaba la posibilidad de una igualdad de g√©nero en torno a las actividades deportivas. La explicaci√≥n puede encontrarse en varios factores: uno, que en nuestro pa√≠s el futbol a√ļn se considera prioritariamente como un espacio masculino, en el que la presencia de mujeres es estimada como una forma de intromisi√≥n y, por lo tanto, dirigentes, practicantes y medios ¬Ėlos programas deportivos tambi√©n est√°n copados por hombres¬Ė limitan la participaci√≥n de las mujeres. 13-sep-2020 - Explora el tablero de Antonio Hernandez "mujeres ermosas" en Pinterest. [¬†Links¬†]. [¬†Links¬†], 20 L√≥pez G., Gabriela, "Mujer y deporte: historia en una sola palabra", Fem, A√Īo 14, N√ļm. 1920-1940, M√©xico, UAM-I, 1989. El futbol, desde su surgimiento, fue considerado un deporte predominantemente masculino, en tanto que se entend√≠a como un espacio en el que la virilidad se materializaba a trav√©s de la competencia y de la afirmaci√≥n de la fuerza f√≠sica.1 Los or√≠genes de esta pr√°ctica se ubican en la Gran Breta√Īa, en el lapso de los siglos VIII y XVII, entre el XVIII y XIX en diversas naciones de Europa comenzaron a organizarse partidos formales entre equipos y a reglamentarse lo que hoy conocemos como el futbol moderno.2 En 1904 se cre√≥ la FIFA (F√©d√©ration Internationale de Football Association) que agrup√≥ a diferentes asociaciones y federaciones alrededor del mundo; este organismo se encarg√≥ de reglamentar el juego y las competencias.3 Desde entonces, se impuls√≥ en diversos pa√≠ses la profesionalizaci√≥n de este deporte para los varones.4 En ese contexto, la emergencia del futbol jugado por mujeres cobra singular relevancia porque permite observar la irrupci√≥n femenina en un territorio considerado por el discurso dominante5 como ajeno ¬Ėcuando no absolutamente contrario¬Ė a su sexo y sus caracter√≠sticas supuestamente inherentes. Hacia los a√Īos setenta la ya extendida masificaci√≥n de la prensa mexicana, la convert√≠a en una herramienta fundamental de difusi√≥n, no s√≥lo de informaci√≥n, sino de ideas que participaban en la consolidaci√≥n del imaginario posrevolucionario a lo largo del pa√≠s. A finales del siglo XIX, lo femenino era entendido como inserto en los procesos de la naturaleza misma de su cuerpo: menstruar, embarazarse, parir, amamantar, la menopausia. o "¬Ņest√° usted convencida de que este deporte no le resta feminidad? Despu√©s de esos a√Īos la pr√°ctica del deporte del balompi√© por parte de mujeres se redujo a su m√≠nima expresi√≥n, habiendo etapas en las que pr√°cticamente desapareci√≥. En el otro cuadro, un rudo, burdo, c√≠nico, y casi desagradable, jugador de la selecci√≥n de futbol varonil, coronado con un sombrero mexicano en el que se lee: "nacidos para perder"; exclama sonriente: "yo siempre gano... buenos sueldos". 32, UAEM; ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†[¬†Links¬†] de im√°genes cinematogr√°ficas a Tu√Ī√≥n, Julia, Mujeres de luz y sombra en el cine mexicano. Por su parte Elsa Mu√Īiz, considera que en toda sociedad se construye desde diversos terrenos sociales y discursivos una cultura de g√©nero espec√≠fica, a partir de la cual se pretenden acotar las conductas de los sujetos de acuerdo a su sexo. V√©ase tambi√©n Lamas, Marta (comp. A√ļn hasta mediados de la siguiente centuria, distintas √°reas de estudio, como la biolog√≠a o la psiquiatr√≠a, argumentaban que las mujeres, en raz√≥n de esa supuesta naturaleza femenina, s√≥lo pod√≠an realizarse social y moralmente a trav√©s de la maternidad y la procreaci√≥n enmarcada por la familia monog√°mica heterosexual. As√≠ es com√ļn encontrarse con frases como "Dos guapas gambeteras son sin duda alguna [...]"47o "nada, sin embargo, les hizo perder su feminidad. y tienden a presionar a los otros discursos ejerciendo sobre √©stos un poder coactivo. Entonces asum√≠an una posici√≥n de condescendencia pero a cambio exig√≠an la afirmaci√≥n de la belleza, la sensualidad, la ternura, esto es, la expresi√≥n de la feminidad era la √ļnica alternativa para hacer concebible la intrusi√≥n de las mujeres en el deporte. 73 Pisano, Margarita, Triunfo de la masculinidad, Colombia, Surada Ediciones, 2004, disponible en www.mpisano.cl¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†[¬†Links¬†]. Por otro lado, el balompi√© jugado por mujeres se inscrib√≠a en la b√ļsqueda por el reconocimiento de la igualdad entre los sexos promovida por la segunda ola del feminismo que a finales de los a√Īos sesenta demandaba a nivel mundial mejoras en el terreno econ√≥mico-laboral y la reconfiguraci√≥n del espacio dom√©stico y de la idea de feminidad, cosechando importantes frutos.43. "; 20 de octubre de 1970, Rueda en el deporte: "Lo que es un hecho...", 59 El D√≠a, 23 de julio de 1970, "¬ŅPor qu√© me marca..." Exc√©lsior, 16 de agosto de 1971: "Ecos..", recuadro tercero: "Al final...". V√©ase Foucault, Michel, El orden del discurso, Espa√Īa, Tusquets, 2008. Recibir un correo electr√≥nico con los siguientes comentarios a esta entrada. En este deporte, al igual que en cualquier otro √°mbito, existen relaciones de g√©nero fundamentadas en discursos a partir de las cuales se establecen distinciones que definen los patrones de comportamiento social, moral y pol√≠ticamente aceptables tanto para las mujeres como para los hombres en funci√≥n del rol que se desea que cada uno de ellos cumpla en la sociedad. 64 Exc√©lsior, 19 de agosto de 1971: "Damas y machotes". Desde la d√©cada de los veinte Exc√©lsior se afan√≥ por consolidar la imagen de la madre mexicana como una mujer abnegada y dispuesta a sufrir por el bienestar de sus hijos; para ello, realiz√≥ una serie de concursos que buscaban enaltecer a la maternidad, desde los a√Īos treinta hasta 1971 ¬Ėjustamente el a√Īo en que las mexicanas protestaban en contra de la idea construida y liderada por el diario sobre la maternidad y en M√©xico se convocaba el Segundo Campeonato Mundial de Futbol Femenil¬Ė. En M√©xico, desde los a√Īos sesenta, las mujeres abiertamente jugaban al futbol; Lourdes Galaz registr√≥ que en 1971 se realiz√≥ un campeonato en la Unidad Independencia en el Distrito Federal entre amas de casa y aseguraba que en el pa√≠s hab√≠a m√°s de dos mil equipos.42 Pero a pesar del gran auge de la participaci√≥n femenina en el balompi√©, el futbol moderno era ¬Ėy continu√≥ siendo¬Ė una actividad de hombres; ello explica que en las d√©cadas subsecuentes los eventos internacionales hayan deca√≠do y que en el √°mbito nacional se haya diluido la emoci√≥n del futbol femenil. El primero evidencia una visi√≥n m√°s conservadora al defender la idea de la realizaci√≥n femenina prioritariamente a trav√©s de la maternidad, la domesticidad y la docilidad. En efecto, el machismo fue la mirada que domin√≥ en gran parte de las caricaturas. V√©ase Acevedo, Marta, El 10 de mayo, M√©xico, SEP/Mart√≠n Casillas Editores, 1982, pp. El discurso de g√©nero en la prensa durante los campeonatos de 1970 y 1971 se evidencia en las notas, los reportajes, las entrevistas, las caricaturas, las fotos y los pies de foto de peri√≥dicos y periodistas que cubren la informaci√≥n deportiva femenina. 60 El D√≠a, 28 de agosto de 1971, secci√≥n Rueda en el deporte: "A qui√©n le vas". Ver m√°s ideas sobre Mujeres, Mujeres guapas, Belleza mujer. [¬†Links¬†], 22 Moreno, Hortensia, "Mi √ļltima pelea", en Debate Feminista: Cuerpo, Vol. Esto significa de manera indirecta, un triunfo completo para la Liga MX Femenil que est√° a un mes de iniciar el tercer torneo de su historia. Los enfoques de los dos peri√≥dicos que estudiamos permiten observar esas diferencias y analizar las particularidades de las posturas. ¬ŅAfecta de alguna forma la rudeza de este deporte a la 'd√©bil' constituci√≥n femenina? La formaci√≥n hist√≥rica del deporte y la construcci√≥n de identidades colectivas en torno al f√ļtbol en M√©xico, Tesis de doctorado, M√©xico, El Colegio de Michoac√°n, 2008. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.plugin cookies. Transgressions f√©menines: football. En casi todas las tomas fijas los fot√≥grafos buscaron proyectar la imagen de las futbolistas como mujeres sensuales, atractivas o tiernas, relegando a un segundo plano de importancia su papel como deportistas. Una mirada desde la caricatura de la prensa, M√©xico 1970-1971 Una mirada desde la caricatura de la prensa, M√©xico 1970-1971 December 2010 En un cart√≥n se dibuja a un √°rbitro distra√≠do por los senos de una jugadora mientras √©sta le cuestiona por qu√© le ha marcado fuera de lugar, en tanto en otra un aficionado sale del partido francamente molesto, descontento no por el resultado sino por el hecho de que "¬°no hubo intercambio de camisetas al final del juego!". A trav√©s de ellas se trasluc√≠a el hecho de que para los aficionados, as√≠ como para los reporteros y los mismo √°rbitros, la presencia de mujeres en el futbol se asociaba inmediatamente a cuestiones sexuales; las futbolistas s√≥lo ten√≠an una cualidad: la de ser el objeto de deseo. [¬†Links¬†], 6 Para detalles m√°s concretos del caso mexicano v√©ase FIFA, "Competition & Player Development", en 4th FIFA Women's Football Symposium, disponible en http://es.fifa.com/ aboutfifa/developing/women/symposium/index.html¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†[¬†Links¬†], 7 Para una informaci√≥n estad√≠stica y detallada de mujeres desarrollando esta actividad, ya sea de manera profesional o amateur, en los distintos pa√≠ses afiliados a la FIFA puede consultarse Women's Football Today Information and statistics on women's football from the member associations of FIFA,diponible en http://es.fifa.com/aboutfifa/developing/women/statkit.html. Estados Unidos sigue siendo la mayor potencia mundial del futbol femenil, pero M√©xico ha confirmado que las condiciones de sus jugadoras le pueden competir. Foucault ha demostrado que en la sociedad occidental moderna, los individuos que no suelen sujetarse a las normas sociales establecidas son calificados como anormales.32 Es decir que la subver-si√≥n de las futbolistas, seg√ļn lo que sostiene el discurso period√≠stico, radicar√≠a en que ellas transgred√≠an las supuestas caracter√≠sticas prove√≠das naturalmente (belleza, sensualidad, debilidad, etc. Hortensia Moreno asegura que el creciente ingreso de las mujeres en el √°mbito deportivo en el siglo XX exigi√≥ que se redefinieran los l√≠mites de su participaci√≥n diferenci√°ndose los deportes femeninos de los varoniles, entendi√©ndose √©stos √ļltimos como aquellos que desarrollaban expresiones f√≠sicas de agresi√≥n, poder y efectividad, caracter√≠sticas asumidas como propias del sexo masculino.22. M√©xico en los albores de la reconstrucci√≥n nacional, 1920-1934, M√©xico, Miguel √Āngel Porr√ļa, 2002. Transgresiones femeninas: futbol. Cit, p. 69. ), Miradas feministas sobre las mexicanas del siglo XX, M√©xico, FCE-CONACULTA, 2007. Martha Santill√°n Esqueda y Fausta Gant√ļs 27 Erikssonn, Nils, M√©todo moderno de gimnasia racional femenina, Buenos Aires, Editorial Cosmopolita, 1958, pp. 58020,, M√ɬ©xico, Michoac√ɬ°n, Morelia, http://www.fifa.com/es/history/history/0,1283,1,00.html, http://es.fifa.com/ aboutfifa/developing/women/symposium/index.html, http://es.fifa.com/aboutfifa/developing/women/statkit.html, http://es.fifa.com/worldfootball/ranking/lastranking/ gender=f/fullranking.html. 12 Lamas, Marta, "Cuerpo: diferencia sexual y g√©nero", en Debate Feminista: "Cuerpo y pol√≠tica", Vol. 18, N√ļm. Tambi√©n en Maritza Carre√Īo Mart√≠nez, Futbol femenil en M√©xico, 1969-1971, Tesis de licenciatura, M√©xico, UNAM, 2006. 30 Por ejemplo, para el caso mexicano, en 1970 opinaba Joaqu√≠n Soria Terrazas, directivo de la CONCACAF y miembro de la FEMEXFUT que el futbol "a las damas lejos de beneficiarlas les redit√ļa da√Īos y hasta se presentan deformaciones corporales" o que "no es un deporte propio para el sexo femenino", declaraciones hechas a El Universal Gr√°fico, 9 de julio de 1970 y a El Sol de M√©xico, 18 de julio de 1970, citado en Maritza Carre√Īo Mart√≠nez, Op. 1930-1950", en Convergencia, Vol. 46 y 63; ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†[¬†Links¬†] Cfr. Browse Pages. Tambi√©n se restaba seriedad a la pr√°ctica futbol√≠stica femenina en raz√≥n de las implicaciones que ten√≠a la competencia como una actividad varonil seg√ļn los discursos de g√©nero imperantes. Lo anterior significa que, en promedio, el salario mensual de las futbolistas en M√©xico es de entre tres mil 400 y tres mil 500 pesos al mes. De esta forma, desde la caricatura se afirmaba que las mujeres que trasgred√≠an los roles de g√©nero corromp√≠an su "naturaleza". Durante el Segundo Campeonato Mundial de Futbol Femenil llevado a cabo en M√©xico en 1971, la prensa se mantuvo activa. De cualquier manera tras las competencias de 1970 y 1971, el primer paso estaba dado. Las selecciones estadounidenses en todas sus categor√≠as tienen partidos y giras de preparaci√≥n de manera constante cada a√Īo y ese es un camino a seguir por parte de las escuadras mexicanas. Publisher - Medio de comunicaci√≥n especializado en f√ļtbol, baloncesto y motor. Le Mexique 1970-1971 . [¬†Links¬†], 19 En "1888, cuando el humanista y escritor Pierre de Fredy, bar√≥n de Coubertin cre√≥ el Comit√© para la Propagaci√≥n de los Ejercicios F√≠sicos en la Educaci√≥n y m√°s tarde, en 1894, realiz√≥ un Congreso Internacional para la instauraci√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos de la era moderna, dej√≥ claro que la mujer no participar√≠a en ellos por considerarlo 'aberrante y contrario a la salud p√ļblica', pues se cre√≠a que las mujeres podr√≠an adquirir terribles enfermedades, incluida la esterilidad, si sal√≠an de sus sillones de tejer". We took the idea that football became a conflict area for Mexican people that desired to practice this sport since they were generally defined as transgressors to the conditions and social values that should define them, and we ask about the role of the press in the elaboration of this vision. OFICIAL | Dubarbier, nuevo jugador del Deportivo, La Liga MX Femenil ¬ęPredice¬Ľ al Campe√≥n de la Liga MX, Atlas empat√≥ con Am√©rica en su partido 100 en la Liga MX Femenil, Puebla Femenil sigue sumando en el Estadio Cuauht√©moc, La m√°quina enfrenta a Rayadas en un emocionante duelo. Las bases est√°n sentadas mucho m√°s r√°pido de lo que se esperaba y es momento de crear la estructura necesaria para consolidar a M√©xico como una potencia futbol√≠stica femenil. No obstante, en ocasiones la calidad de las jugadoras mexicanas resultaba suficiente para terminar superando a canadienses y estadounidenses en diferentes eliminatorias. Al igual que en la prensa escrita y en los reportajes fotogr√°ficos, en las caricaturas tambi√©n imperaba una mirada tendiente a objetivar a la mujer futbolista, pero mientras en los primeros el discurso machista se encontraba latente, aflorando pese a las pretensiones de objetividad de los periodistas, en el recuadro de la s√°tira visual el caricaturista explotaba de manera consciente y provocadora el tema de la sensualidad y la sexualidad. En el √ļltimo a√Īo se hizo un avance importante al tener la Liga MX Femenil, que ha dado el paso para que jugadoras j√≥venes mexicanas se desenvuelvan en un ambiente m√°s profesional, sin embargo las brechas siguen existiendo por diversas razones, pero hay futbolistas del pa√≠s que han logrado romper paradigmas dentro de este deporte. En el marco de esos discursos, el futbol se convirti√≥ en un terreno de conflicto para las mexicanas que deseaban practicar ese deporte en tanto que se les percib√≠a, generalmente, como transgresoras de las condiciones y valores sociales que deb√≠an definirlas como sujetos: ternura, pasividad, debilidad y docilidad.10 Nos centramos en el espacio de la ciudad de M√©xico y en particular en lo que corresponde a la actuaci√≥n del equipo nacional pues consideramos que sirve para ilustrar el fen√≥meno de la pr√°ctica deportiva marcado por la impronta de las cuestiones de g√©nero y su v√≠nculo con los discursos hegem√≥nicos.11.

Raid Casa Y Jard√≠n Ingredientes, Frases En Ingl√©s Traducidas En Espa√Īol, Laptop 32gb Ram Core I9, Actividades Para Erradicar El Acoso Escolar, Ping√ľino Emperador Masa Corporal, Licras Nike Cortas Para Mujer, S√©palo De La Flor, Muerte De Carlos V, Hormigas En Casa Biodescodificacion,